Economía, educación y salud: retos hispanos sin resolver

July 26, 2016
By: Karla Valdez

 

Lo que esperan los activistas hispanos, en El Paso y a nivel nacional, de la Convención Nacional Demócrata es que los delegados no abandonen Filadelfia sin enterarse de los problemas de la comunidad latina que más urge atender.

Un aumento al salario mínimo, cuidado de salud más asequible y mejores oportunidades educativas son algunas de las prioridades que los activistas quieren que reconozca y abanderen la candidata presidencial Hillary Clinton, su compañero de fórmula Tim Kaine y los congresistas presentes en la convención que dio inicio ayer.

“Lo que la comunidad latina quiere ver son planes detallados, especialmente sobre nuestras prioridades, que son las mismas de siempre: economía, educación y salud”, dijo Héctor Barreto, presidente de la Coalición Latina de Estados Unidos.

Barreto dijo que va a estar pendiente de que Clinton destaque su plan de trabajo en esas áreas cuando acepte formalmente la candidatura del Partido Demócrata esta semana.

Abordar los temas de importancia para mejorar la calidad de vida de los latinos en Estados Unidos puede marcar una diferencia en las urnas en noviembre, particularmente en estados donde las encuestas no muestran un claro favorito, dijo.

Clinto se mide en noviembre con el republicano Donald Trump y el candidato del Partido Libertario, Gary Johnson.

De acuerdo con Barreto, es importante impulsar la educación de los jóvenes hispanos desde la primaria – abordando rezagos y sembrando expectativas – para de esta manera poder encaminarlos hacia una carrera universitaria.

“En Estados Unidos casi un millón de hispanos están buscando oportunidades para ir la universidad, pero no tienen los recursos suficientes costear los gastos”, declaró. 

Eso significia aligerar la carga de los préstamos estudiantiles y ampliar los programas de becas y otras ayudas, dijo.

No debe olvidar a los votantes jóvenes

Barreto comentó que esos mismos jóvenes que buscan oportunidades de educación también son los mismos que pueden darle el gane a cualquiera de los candidatos, por lo que se tienen que dar propuestas dirigidas a ellos y en el bienestar de las minorías.

“La mayoría de esos jóvenes tienen 18 o los van a cumplir, así que ninguno de los dos partidos pueden negar lo importante que son. Ambos candidatos los necesitan para poder ganar la presidencia”, agregó Barreto.

Servicios médicos son un lujo

Uno de los temas más complicados que urge tratar es el cuidado de salud de los hispanos.

“Cuando Obama pasó su reforma de salud, se esperaba que los costos bajaran pero desafortunadamente los costos han subido miles de dólares cada año y estamos frustrados porque se hicieron muchas promesas que no se cumplieron”, dijo Barreto, refiriéndose al costo de las pólizas de seguro médico subsidiado bajo el Obamacare.

El problema es que, aun con los subsidios del gobierno federal, el costo de las pólizas lastima el bolsillo de familias latinas de recursos limitados.

Barreto quiere que el próximo presidente o el próximo Congreso hagan cambios a la Ley de Cuidado de Salud Asequible para que las familias no paguen tanto por su seguro médico y para extender seguro a los pobres, que quedaron excluídos del plan.

La intención del Obamacare era que el Medicaid cubriera a los más pobres y dio incentivos a los estados que administran localmente este seguro para que lo ampliaran. Sin embargo, estados como Texas no aceptaron los incentivos, no ampliaron el Medicaid y tienen a muchos latinos al descubierto.

De una forma u otra, casi un tercio de la población sigue sin acceso al sistema de salud debido a los elevados costos, dijo.

“Queremos servicios de salud accesibles para todos, con precios buenos y con doctores de calidad”, urgió Barreto.

El activista paseño Guillermo Glenn coincidió con Barreto en que los costos por los servicios médicos son una prioridad, ya que todos tienen derecho a recibir atención médica sin tener que preocuparse por el dinero.

“El Obamacare está siendo un problema para nuestra comunidad porque está muy caro el seguro y no muchos la pueden pagar”, dijo Glenn.

De acuerdo con Glenn, este seguro médico “tiene que cambiar”, ya que debido a los altos costos, muchos paseños optan por ir al médico a Ciudad Juárez.

“Todos tenemos derecho al acceso a servicios de salud, no solo los que tienen dinero para pagarlo”, agregó.

Glenn también comentó que la reforma de salud aplica multas a quienes no tienen seguro médico, lo cual afecta la economía de familias hispanas de recursos limitados.

“La raza está esperando a que les llegue su dinerito del income tax y ahora resulta que por no poder pagar la aseguranza les quitan dinero por el que trabajaron duro”, dijo.

El tema económico les preocupa   

Ambos activistas abundaron sobre la necesidad de mejorar los salarios de los hispanos.

“Con lo que pagan ahorita como mínimo aquí en la frontera ($7.25) es imposible vivir y mantener una familia. Los salarios necesitan mejorar y creo que la propuesta de 15 dólares está bastante bien”, dijo Glenn, refiriéndose a promesas demócratas de campaña.

Berreto coincide en que los salarios deben aumentar, pero no cree que el problema se resuelva simplemente con fijar una cantidad.

“No es lo mismo vivir en California que en Florida, habría que ajustar el salario según el lugar”, y un aumento arbitrario podría lesionar a los comerciantes, y reducir el número de plazas laborales, dijo.

 

Cited: El Diario De El Paso